Discografía

La Gramola


PopUp MP3 Player (New Window)

Micrófono Abierto

NOTA! Este sitio utiliza cookies y otras tecnologías similares.

Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con ella.

Acepto

Presentación La Música Contada

Tabletom, sin duda una de las mejores formaciones españolas de rock, merecía que esta noche lo presentará en la música contada, un crítico musical de su talla que no es otra que la de la grandeza que le confiere el haber alcanzado categoría de leyenda.

JMGS¿No es cuanto menos osadía, que sea yo el afortunado y desconocido presentador de estos tres soberbios artistas, alma y sostén de Tabletom, como son Roberto, Perico y Pepillo, y no siendo versado en crítica musical ni cronista habitual del genero, no parece sino que estuviera usurpando su lugar a quien más competente y docto que yo debiera estar esta noche sobre este escenario que le confiere el haber alcanzado categoría de leyenda?

Pero… ¿Quién soy yo entonces? Desde 1990 en el disco “Inoxidable”, hasta el recopilatorio “Lo más peor de Tabletom” tengo la dicha de que figure mi nombre junto al de estos tres grandes maestros en su ya mítica discografía.

Mi relación con Tabletom no deja de ser insólita, extraña y hasta puede que infrecuente, pues está mas basada en el mutuo descubrimiento, algo tardío de nuestras obras, que en la frecuentación asidua y personal, no siendo ello óbice para el gran afecto que nos profesamos.maestros en su ya mítica discografía.

Proviniendo de fuentes distintas, o tal vez no, existen entre nosotros más afinidades que diferencias, hasta el punto de complementarse tanto mis poemas con su música, o mejor aún, de haber ellos musicado tan espléndidamente mis versos, que no hay mejor expresión para esta fecunda relación que el de encuentro prodigioso.

La primera noche que oí, allá por 1990, en una buhardilla de calle Cister “Algo así como un tango”, quedé profundamente emocionado estéticamente, pues asistí al nacimiento de una verdadera obra maestra. Su delicada introducción musical, sus sencillos y ricos registros y la interpretación única y hermosa de Roberto, daban testimonio de la capacidad creadora de estos artistas capaces como pocos, para gozo y asombro mío, de hacer cuando se lo proponen auténticos temas imperecederos.

Nadie, a mi juicio, ha musicado en España con tanto talento y sensibilidad al gran Rubén Darío; nadie como ellos han derrochado tanto lirismo y conocimiento musical como el que late y atesora esa maravilla intimista que es “La del manojo de cuervos”.

Pocos como Tabletom, o sea Perico, Roberto y Pepillo, han universalizado nuestra entrañable y malagueña torta Ramos, con genialidad tanta en esa inolvidable “Parte chunga”.

Me consta que Roberto es el poeta del grupo, el gran volatinero imprevisible que juega limpio, sin red al más difícil todavía. El apóstol de las resacas, el juglar laureado con la flor de la grifa, el gran rezador a las cazuelas de fideos, el barbero de Bob Dylan, el hombre que lleva en el ojal de su levita, elegante y estrafalario, el mirlo azul de Maldoror.

A él leí mis versos una madrugada de 1986 en el CTB. Gracias a él, alguno de mis viejos sueños literarios se han cumplido.

Pudiendo vivir como ricos vasallos de este descomunal basurero que es hoy el inmerecido mercado de la música, prefirieron la honestidad y el rigor de la obra bien hecha, la desaforada coherencia del artista sin amo, la santa libertad de la ilustre pobreza.

Hijos de sus obras saben quienes son, hombres, artistas, príncipes, o lo que es lo mismo, Tabletom.

Juan Miguel González

Poeta y Escritor malagueño

2017  TABLETOM WEB OFICIAL