Discografía

La Gramola


PopUp MP3 Player (New Window)

Micrófono Abierto

Tu Tienda

Su carro esta vacio

Colaboradores

NOTA! Este sitio utiliza cookies y otras tecnologías similares.

Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con ella.

Acepto

"Poder disfrutar de los recuerdos de la vida es vivir dos veces"

 Roberto González Vázquez

1951-2011 

roberto“Gracias a Dios no hemos tenido un gran éxito. Prefiero ser un grupo intergeneracional a internacional. Es algo más íntimo, más pequeño, pero más intenso. Prefiero nuestra tierra y aunque somos ciudadanos del mundo me inspiro más aquí.”

No se puede sintetizar mejor a Roberto y a Tabletom que parafraseando estas tres líneas del genial cantante. Roberto es Málaga brotando por cada uno de sus poros, mito y símbolo de generaciones de Rock libertarias, es leyenda, no ahora que se ha ido, eso sería una opinión simplista y mal intencionada pues leyenda fue siempre, malaguita, abandonado a sí mismo, con repuntes de dejadez absoluta que de pronto se torna en la más pura de las genialidades. De una brutal cultura escondida tras su zarrapastrosa imagen, tras la nube que le envolvía de la grifa, lo mismo podía mantener una conversación desde el más venático hasta con el más altivo personaje que imaginarse pudiera.

Aquel que únicamente en su carismática presencia física nos fue arrebatado por presentidas notas con las que coqueteaba constantemente sin miedo al desafino, y desafiando ese sueño sin sueños con el que Napoleón definió la muerte, perdió la batalla.

idigorasEternamente sonriente, sin trampa ni brujería, vivió la vida que gustaba libre y anárquicamente. Nuestro sin parangón trovador de la palabra se nos fue en un adiós presentido y resumante por las rendijas del alma, llevándose consigo un sinpar canto a veces a lo ininteligible, su estallido ingenioso que ha dejado en el paso de las décadas la impronta de su genio en su voz con su personal e irrepetible estilo de una ortodoxia muy sui géneris y por supuesto sin la menor duda de la agudeza que atesoraba.

Bajando del monte desde un horizonte llamado Andaluz,  buscó y encontró la luz a su manera. Libre, vivió la vida que quiso, entre su gente, entre los suyos que éramos todos, que somos todos, y distinguió con un sello y un carácter único a algo más que un grupo de culto: Tabletom.

Te has ido querido amigo permitiéndote a ti mismo coquetear con el dicho de que nadie es profeta en su tierra, pues quebraste el molde con la admiración y aprecio de toda una ciudad de la que eres parte inseparable para los restos de los días. La Málaga del pescaito frito, del perchelero Rafalito Flores “El Piyayo”, del Guadalmedina, el Pan de Higo, el Chinitas de la desamortización, los canutos y las almensinas.

Y en estos momentos vienen a mi mente esos versos del maestro Juan Miguel y su genial compendio flamenco:

Lo grande y lo verdadero
no tiene patria ni dueño.
Yo soy libre cuando sueño
porque desprecio el dinero
y solo en soñar me empeño.
Hasta siempre Roberto.
 
Manuel Suárez
Otoño de 2013
 
 
 
 
2017  TABLETOM WEB OFICIAL